Día Mundial del Corazón: innovación para una vida saludable

Home / salud pública / Día Mundial del Corazón: innovación para una vida saludable

La industria farmacéutica de innovación e investigación ha trabajado constantemente en el desarrollo de medicamentos para el combate de las Enfermedades Cardiovasculares (ECV) a nivel mundial. I+D han permitido que en la actualidad existan 190 medicamentos en desarrollo para enfermedades del corazón, incluyendo la insuficiencia cardíaca, trastorno de lípidos, accidente cerebrovascular, enfermedades vasculares periféricas, presión arterial y trombosis.

Asimismo, se ha trabajado en el desarrollo de nuevas terapias que privilegien la adherencia al tratamiento, lo cual resulta indispensable para el abordaje de este tipo de padecimientos. Gracias a la innovación, entre 1991 y 2011, la tasa de mortalidad por enfermedades cardíacas cayó en 46%, brindando a los pacientes más y mejores oportunidades de tratamiento que les permiten mejorar su calidad de vida.

Los avances en terapias para enfermedades cardiovasculares incluyen:
• Nuevas terapias para hipertensión pulmonar arterial que retrasan la progresión de la enfermedad y reducen el riesgo de eventos cardíacos asociados a la enfermedad
• Un medicamento de primer clase para reducir eventos cardiovasculares en pacientes con historia de ataques cardíacos o enfermedad arterial periférica
• El primer medicamento de su clase para reducir el colesterol LDL (colesterol malo)
• El primer medicamento de una nueva clase de tratamientos para tratar fallas cardíacas, reduciendo el número de hospitalizaciones y muerte.

La industria ha dedicado especial atención a las Enfermedades Cardiovasculares (ECV) dado que en la actualidad, son la principal causa de muerte y discapacidad a nivel mundial afectando a más de 17 millones de personas cada año. Son responsables de casi la mitad de todas las muertes por enfermedades no transmisibles en el mundo y representan el 80 por ciento de las muertes en países de ingresos medios y bajos.

Para las economías de países de ingresos medios y bajos suponen una gran carga debido a la muerte prematura de las personas económicamente activas. Estimaciones de la Organización Mundial de la Salud señalan que enfermedades no transmisibles como las ECV o la diabetes, reducen el PIB en más de 6 por ciento, mermando la productividad de dichos países.
El impacto que las ECV generan en la población y en los sistemas de salud ha hecho urgente que todos los actores del sector sanitario tomemos acciones frente a estas enfermedades.

 

Es importante destacar que, a la par de la innovación farmacéutica, se han establecido intervenciones concretas a nivel mundial para hacer frente a las ECV. En 2013, los estados miembros de la OMS acordaron una serie de acciones para reducir la carga evitable de las Enfermedades No Transmisibles, entre ellas, el “Plan de acción mundial para la prevención y el control de las enfermedades no transmisibles 2013-2020”, que contempla dos metas para la prevención y control de las Enfermedades Cardiovasculares.

La meta 6 del Plan, destaca la reducción de la prevalencia mundial de la hipertensión en 25 por ciento, ya que es uno de los principales factores de riesgo de enfermedad cardiovascular. Por su parte, la meta 8 prevé prestar tratamiento farmacológico y asesoramiento a al menos 50 por ciento de las personas que lo requieran, con miras a prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares.

A nivel local, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) puso en marcha en 2016 el programa “Código Infarto”, a través del cual se brinda atención a 7 de cada 10 pacientes que llegan al servicio de urgencias por afecciones cardiovasculares. Con medicamentos e intervenciones coronarias, se ha logrado disminuir la tasa de mortalidad de 26 a 12 por ciento en tan solo 16 meses.
Si bien se han logrado avances, no es tiempo de bajar la guardia. Cada 29 de septiembre se conmemora el Día Mundial del Corazón con el objetivo de informar a la población que las enfermedades cardiovasculares, incluyendo las enfermedades del corazón y los accidentes cerebrovasculares, se pueden prevenir y/o controlar con acciones específicas como: evitar el consumo de tabaco, llevar una dieta sana o hacer actividad física diaria. Impulsada por la Federación Mundial del Corazón, esta conmemoración es la plataforma para destacar la importancia de la lucha contra las EVC y el papel que juegan los individuos, las familias, las comunidades y los gobiernos de todo el mundo.

La OMS ha identificado una serie de intervenciones costoeficientes para prevenir y controlar las EVC: individuales y poblacionales. Las primeras destacan, entre otras, la aplicación de políticas integrales de control de tabaco; políticas para desincentivar la ingesta de alimentos con alto contenido de grasas, azúcar y sal; construcción de vías peatonales y carriles para bicicletas a fin de promover la actividad física; estrategias para reducir el consumo de alcohol y suministro de comidas saludables en comedores escolares.

Las segundas deben centrarse en concientizar a las personas sobre los síntomas y factores de riesgo e identificar qué tan cerca están de desarrollar alguna ECV. Cuando se presenta alguna ECV pueden manifestarse síntomas tales como dolor de pecho (angina de pecho), falta de aire, dolor, entumecimiento, debilidad o frío en las piernas o en los brazos; dolor en la mandíbula, garganta, abdomen superior o espalda. Identificar estos síntomas y obtener un diagnóstico oportuno así como un tratamiento integral, contribuye a mejorar la calidad de vida de los pacientes, evitar complicaciones o muerte prematura.

Referencias
Organización Mundial de la Salud
Instituto Mexicano del Seguro Social
Instituto Nacional de Salud Pública
Phrma
World Heart Federation

Related Posts

Leave a Comment